La "Ola Roja" en Florida situa a De Santis como "la super estrella" de los republicanos.

Durante los cuatro años de su primer mandato, el gobernador de Florida Ron De Santis se convirtió en una superestrella del Partido Republicano, solo rivalizado por el expresidente Donald Trump, quien tradicionalmente coloca en el firmamento a sus potenciales contrincantes al ponerle un sobrenombre.



La 'ola roja' que predecían los republicanos a nivel nacional no ocurrió este martes. Pero DeSantis sí la puede confirmar en Florida y un reflejo de esto es su triunfo en el tradicional condado demócrata de Miami-Dade, donde no ganaba un republicano desde que Jeb Bush lo hizo hace 20 años.

El triunfo de De Santis para un segundo mandato en la gobernación de Florida en las elecciones de medio termino consolidan su estatus de líder nacional dentro del Partido Republicano

Trump tiene motivos para estar preocupado. La popularidad de DeSantis se debe en gran parte a que ha maniobrado hábilmente hasta ponerse al frente de las llamadas guerras culturales a nivel nacional que tanto arraigo le ganaron a Trump con la base republicana al inicio de su carrera política.

DeSantis 'Superstar'

Sus múltiples frentes de batalla contra los encierros pandémicos, la guerra contra la inmigración indocumentada y contra las corporaciones que no se apegan a sus políticas antiLGBTQ+, por solo nombrar algunos, le han ganado una gran popularidad con la base conservadora.

Según un artículo de la revista Rolling Stone, Donald Trump se mostró furioso en privado por la maniobra de DeSantis, que envió un grupo de inmigrantes venezolanos a la isla de Martha's Vineyard en Massachusetts. Según el expresidente la maniobra le robaba su “estatus de estrella de los medios y agresor en jefe contra inmigrantes indocumentados” y le había ganado a DeSantis los elogios de los medios conservadores.


DeSantis, quien batió récords en recaudación de fondos en su campaña por la reelección a la gobernación de Florida, ha establecido una base de donantes a nivel nacional que podría usar en una carrera presidencial, la cual incluye a muchos antiguos partidarios del expresidente preocupados por las investigaciones criminales en su contra y que ven en DeSantis el futuro del trumpismo sin Trump.

Una señal de que la guerra entre Trump y DeSantis es inevitable reside en el hecho de que el expresidente ya bautizó al recién reelecto gobernador con uno de sus sobrenombres. En un mitin en Pennsylvania lo llamó 'Ron Sanctimonious' mientras se burlaba de sus números en una encuesta por la nominación republicana en 2024.

En todo caso, una nueva encuesta de Data for Progress muestra a DeSantis encabezando un campo de doce candidatos potenciales. En la encuesta Desantis supera a Trump, 44% a 42%.

Cuando se trata de la opinión favorable de los candidatos, DeSantis supera a Trump 81% contra 62%. Cuando se le preguntó a los encuestados por sus preferencias entre Trump y DeSantis, excluyendo los otros 10 candidatos, el gobernador vence al expresidente por un margen de once puntos porcentuales.

0 visualizaciones0 comentarios